12 consejos para ir preparado a un evento de networking

networking Oct 14, 2020

Siempre he pensado que tus posibilidades de éxito en la vida y los negocios tienen mucho que ver con el tipo de personas con las que te rodeas. Tener un buen volumen de contactos de calidad pueden ser claves para tu desarrollo personal y empresarial. De ahí que debamos tener una estrategia para ir actualizando nuestra fuente de contactos.

Existen diferentes vías para tener una fuente continua de nuevos contactos, quizás una de las más efectivas sean las llamadas reuniones de networking. Habrás advertido que en estos tiempos mucha gente habla de networking en el mundo de los negocios para referirse a reuniones de profesionales que buscan crear algún tipo de relación donde puedan conseguir oportunidades de negocio, compartir clientes potenciales, información, e incluso a veces simplemente tener una vida social más distendida con otras personas de cierto perfil socioeconómico. Asimismo, encontrarás que este tipo de reuniones pueden ser muy diferentes en función de quien las organice, ya sea una entidad dedicada exclusivamente a ello, una asociación sin ánimo de lucro, alguna especie de asociación de comerciantes locales.

 También hay que diferenciar entre networking cerrado y abierto, en el primero los empresarios que están asociados bloquean la entrada de otro profesional de la misma actividad que él “garantizándose” la exclusividad de posible negocio en su profesión, los segundos no bloquean actividades. 

 

En cualquier caso, desde mis años de experiencia en este tipo de reuniones, tanto asistiendo de manera semanal como dirigiendo algunas de ellas, me voy a permitir realizar algunas sugerencias y tips muy básicas que lo mismo te vienen bien si vas alguno de estos eventos, en general a mí me funcionan y veo que a muchos otros también. Así que ahí van:

1-     Márcate objetivos. por un lado, pregúntate a cuantas reuniones de este tipo debes ir al mes para lograr qué. Cuantos buenos contactos nuevos queremos conseguir en cada reunión y cuanto negocio podrías hacer con cada uno o con sus contactos, ya sea directamente con ellos o con contactos que te puedan presentar.

 

 

2-     No intentes vender. No vas a encontrar a casi nadie o nadie que asista a estas reuniones para comprar, estas reuniones no son un club de compras. ¿Entonces cuál es la finalidad?: Crear relaciones de confianza. Céntrate en eso.

 

 

3-     Prepara un discurso. Normalmente tendrás la oportunidad de hacer una presentación de tu negocio durante unos segundos en una especie de rueda de turnos o simplemente la ocasión de charlar de manera distendida con diferentes empresarios. Por lo que prepara un buen elevator pitch o discurso corto. Hay decenas de fórmulas de éxito para confeccionar para un buen elevator pitch, en mi opinión éste debe variar en función del tipo de reunión, asistentes o si con frecuencia asistes a una misma reunión con los mismos emprendedores.

De momento, y como sugerencia rápida: no caigas en el fallo de intentar vender de primeras (ni de segundas, ya veremos si de terceras) y ni siquiera te centres en exceso en comunicar el producto o servicio que tienes, son los valores que trasmitas, soluciones que aportes los que van a hacer que la gente quiera estar contigo de manera sincera. Intenta que tu presentación sea memorable sin necesidad de tener que dar la nota, haz que sean los demás los que se interesen por tu negocio.

4-     Se especialista y no generalista. Lo que te dará valor es que seas exclusivo en algo, no intentes abarcar todo el ancho de tu profesión si esta da pie a numerosas especialidades (ejemplo: abogado), cuando alguien tiene un problema en concreto desea encontrar a un especialista en esa materia, esto hará que generes una mayor confianza y tu valor de negocio tenderá a dispararse. Se especialista no solo en un producto si no en un tipo de cliente, por ejemplo, puede que seas un asesor fiscal especializado en ciertos servicios, pero acota el nicho de quien puede ser un cliente ideal dentro de todos los posibles interesados en ese servicio. No debes ir a buscar a estos eventos a contactos poco rentables.

5-     Lleva pocas tarjetas de visita. Si, has leído bien. Las tarjetas deben ser un bien escaso y preciado, solo debes entregarlas a quien realmente desee hacer relaciones o negocio contigo. No le des tu tarjeta a nadie si no te la ha pedido, y recuerda que si realmente has encontrado al elegido que quieres que conserve tu tarjeta, la mejor manera de dársela es pidiéndole la suya. De lo contrario tu nombre irá a parar a alguna montaña de tarjetas de poco valor de entre los miles que nadie mirará, por no decir que en la papelera. La sola visualización de esto debería dejarte claro que solo debes darla a quien pueda hacer uso real de ella. Yo suelo lleva de tres a cinco tarjetas, por si te sirve de algo.

6-     Cae bien. Parece obvio y lo damos por sentado que nosotros mismos caemos bien, pues tengo una noticia, está demostrado que al menos al 20% de las personas les caemos muy mal (y no te preguntes por qué), mi consejo es que lo aceptes lo antes posible, ya que intentar caer bien a todos va a ser una clave para tu fracaso en estas reuniones y en cualquier otro sitio. Por lo que mantente autentico, da tu mejor versión y estate pendiente de los detalles que trasmites para al menos intentar caer mejor el otro 80%. Recuerda que hay decenas de variables que estamos proyectando desde el momento que alguien nos divisa y muchas de ellas pueden molestar. Recuerda también que necesitamos al menos el triple de emisiones positivas para contrarrestar una negativa. Por lo que te recomiendo que te hagas una lista de al menos 20 de estas variables que tiene una persona que te puede molestar y otras 20 que pueda tener una persona que te pueda caer bien, por ejemplo, puede ser la presencia física, vestimenta, aseo, tono de voz o hablar de temas poco adecuados para estos eventos. Quizás te veas reflejado en alguno de estas cosas.

7-     Sonríe. ¿Qué viste más que las ropas más caras y reluce más que todas las joyas?, así es: la sonrisa. No olvides llevarla puesta a estos eventos, está científicamente probado su efecto positivo tanto el que sonríe como para el que la percibe. Un ¡hola que tal! Y una sonrisa es la mejor manera de romper el hielo. La persona que sonríe no solo es vista por los demás como más amable, si no que se aprecia como más competente que los demás, le hace más atractiva e inteligente, quienes sonríen son más influyentes y son vistos como más profesionales, una sonrisa genera confianza y crea mejor ambiente. Y lo mejor es que… es gratis.

 

8-     Haz que el otro se sienta importante. Vas a tener el momento de estar en un cara a cara con una o varias personas en estos eventos. Recuerda su nombre y llámalo por él, ya que el nombre de cada uno es la palabra que más agrada a su oído. Decía S.Freud que las personas se mueven por dos impulsos, el sexual y el de sentirse importante, preocúpate por este segundo. También capta algo positivo de una persona y no dudes en decírselo de corazón, por ejemplo, ¡bonitos zapatos llevas!

9-     Acompasa.  ¡Ojo con la velocidad!, si la otra persona necesita su tiempo y es de ritmo más tranquilo no seas demasiado veloz o le generarás estrés, acompasa también en temas de los que hablar, pero sobre todo acompasa en valores, recuerda que la gente te recordará por tus valores por encima de tus productos y se sentirá más cómodo en recomendarte o trabajar contigo si conectas en este sentido. Evita sacar temas que hagan que te posicionen en bandos como política o fútbol, esto puede crear muros de mayor o menor fuerza que costarán romper.

10-  Intenta ayudar a alguien: pregunta y pon el foco en la otra persona. Hazle preguntas que sean interesantes y útiles para comprenderle y puedas ayudarle a conseguir sus objetivos, ya recogerás lo sembrado. Son preguntas que empiezan con el a qué te dedicas o cuál es tu cliente ideal o cómo podría recomendarte a un conocido mío, pon interés en su negocio, recuerda que te puedes convertir en cierta medida en un potencial referenciador de su negocio y necesitas información.

11-  Utiliza tu anatomía facial en proporción. Tenemos dos orejas y una boca, así que escucha el doble de lo que hables, recogerás información importante y harás a la otra persona sentirse escuchado, sentirse bien. También tenemos dos ojos y una nariz: se muy observador, mira quien está solo, quién está receptivo, quién parece no estar en su sitio (posiblemente es novato en estos eventos), estate atento en los detalles. Y la nariz, confía en tu olfato, en estos eventos suele haber mucha gente y hay que filtrar, si algo o alguien te huele mal, posiblemente aciertes.

No hay texto alternativo para esta imagen

 

12-  Huye de las personas negativas, tóxicas o cenizos. Si ves a alguien que se está quejando, criticando a otra, que viene con el ceño fruncido o una gesticulación corporal negativa, lo mejor es que no te acerques ya que, no están receptivas a ayudar a los demás y lo mismo te contagian su negatividad.

 

Y aunque sobre decirlo: ten una actitud positiva y proactiva, intenta ayudar a los demás que ya llegará tu momento. Aquí el Karma suele funcionar.

Bien, podríamos seguir con 100 sugerencias más, pero ya está bien por hoy. Si hay algo que debes tener claro es el objetivo de tu asistencia a estas reuniones, que normalmente suele ser el de crear relaciones de confianza. Vas a tener poco tiempo y aunque la gente esté receptiva, debes al menos no fastidiarla, tu comportamiento y la amabilidad es fundamental, haz como norma en esos eventos y en tu vida que cada persona que pase por ti se vaya mejor de lo que lo encontraste. Así que aprovecha para dejar tu huella.

¡Ah! Después de la reunión no olvides hacer un seguimiento de estos contactos, aunque ya hablaremos de eso otro día. ¡Nos vemos!!

 

[ Escrito por José María Torrano Mondéjar ]

Country Leader
INSPIRATIONALIST
Integrus España

 

 

Close

50% Complete

Un paso más

Por favor, complete tus datos aqui